Julio 24, 2017

Carta abierta de Cerrejón a Global Witness, sobre el informe de Defensores de la Tierra 2016

Hemos leído con detenimiento el informe de Defensores de la Tierra 2016 publicado por Global Witness. La pérdida de cualquier vida humana es causa de tristeza, y este es particularmente el caso donde las personas han sido asesinadas en defensa de su tierra, tradiciones y costumbres. Somos conscientes de que lo anterior es sin duda un tema de gran sensibilidad y debe ser abordado por los gobiernos, las empresas, las comunidades y las organizaciones de la sociedad civil para evitar que continúen ocurriendo estas violaciones tan abominables.

No obstante, recibimos con gran preocupación las acusaciones que se incluyen en dicho informe sobre nuestra compañía, Cerrejón. Tal como se establece en la página web de Global Witness, ustedes se comprometen a llevar a cabo investigaciones rigurosas mediante el uso de múltiples técnicas para recopilar la evidencia. Pese a mencionar el hecho de que Cerrejón públicamente ha condenado estas acusaciones contra la señora Jakeline Romero, nunca se comunicaron con nosotros ni nos solicitaron proporcionar información sobre nuestro modelo de gestión de impactos, nuestros principios de derechos humanos y procesos, ni sobre las acciones específicas que llevamos a cabo cuando surgen este tipo de casos.

Las declaraciones ampliamente difundidas en texto y video publicadas por su organización en contra de nuestra compañía no están respaldadas con ningún tipo de evidencia objetiva o sólida. Este hecho niega los principios básicos de un periodismo ético de revisar las fuentes para producir informes justos y equilibrados y el uso objetivo de la información para comunicar a su público. Nos sentimos muy decepcionados de que una organización creíble como la suya, no haya adherido a estos valores y haya decidido publicar una historia que solamente presenta un lado de la misma.

Jamás hemos ignorado las amenazas que reciben nuestros líderes locales, al contrario, hemos tomado la delantera y llamamos a las autoridades gubernamentales para que tomen acciones inmediatas con el fin de garantizar la vida y honra de esas personas y llevar ante la justicia a aquellos responsables. De manera categórica, rechazamos las acusaciones infundadas o la insinuación que vincula a nuestra compañía con esas situaciones.

Somos conscientes de que operamos en una zona de Colombia que supone grandes retos, dónde la presencia del Estado es débil, las condiciones de seguridad han sido difíciles por cuenta del largo conflicto armado, los índices de pobreza son altos y las condiciones climáticas severas. Sin embargo, Cerrejón es respetuoso de la legislación colombiana y ha seguido un camino de implementación de estándares internacionales y de derechos humanos, en particular los Principios Voluntarios en Seguridad y Derechos Humanos, guías de desempeño de la Corporación Financiera Internacional y los Principios Rectores de Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos, que refuerzan nuestro compromiso con prevenir y mitigar nuestros impactos, así como compensarlos, donde se requiera.

Durante los últimos 30 años hemos sido vecinos de la comunidad indígena Wayuu y nuestro propósito es mantener con ellos un relacionamiento significativo, de manera transparente y respetuosa de sus decisiones, cultura y tradiciones. Adicionalmente, hacemos esfuerzos continuos para contribuir al mejoramiento de las condiciones de vida de las comunidades a través de nuestros programas en protección de cuencas, acceso al agua, fortalecimiento de capacidades y desarrollo de proyectos de alto impacto que contribuyen al desarrollo de oportunidades económicas y sociales para la región. Con respecto a consulta previa, Cerrejón ha adelantado procesos de consulta transparentes y participativos, tras el desarrollo de la legislación y los estándares, teniendo en cuenta las diferentes opiniones, tiempos y decisiones de las comunidades y proveyendo compensación de conformidad con lo acordado con las comunidades locales donde quiera que se necesite.

Por supuesto que existen muchos retos, pero buscamos resolverlos a través del dialogo y la buena fe. Pese a nuestras diferencias con algunos de los grupos de interés, jamás hemos violado ni hemos apoyado la violación de derechos humanos y tenemos políticas claras para evitar el apoyo o el involucramiento con grupos armados ilegales.

Con respecto a la acusación de causar daños ambientales, incluyendo la supuesta polución de los recursos hídricos y la contribución a la sequía que afecta al departamento de La Guajira, Cerrejón tiene un Plan de Manejo Ambiental que busca prevenir, mitigar y compensar los posibles impactos de nuestra operación, específicamente el esfuerzo por monitorear y cuidar los recursos naturales y velar por el uso eficiente del agua, el desarrollo de acciones para proteger y preservar el ecosistema, la protección de la calidad del aire y el uso responsable del agua. Adicionalmente, hemos invertido recursos significativos para tener un conocimiento de las fuentes de suministro de agua, la preservación de la cuenca del río Ranchería y otros cuerpos de agua, como también el apoyo permanente para contribuir en la implementación de soluciones sostenibles de suministro de agua para las comunidades.

En diversas ocasiones invitamos a la señora Jakeline Romero para buscar un dialogo constructivo y entender sus preocupaciones, pero dichos intentos han sido infructuosos. Una vez se publicó el informe, le enviamos una carta invitándola de nuevo a participar con nosotros en un dialogo constructivo y respetuoso. Creemos que para superar la falta de confianza, se requiere de la buena fe y la disposición de todas las partes interesadas.

Este informe, aunque con un propósito loable, demerita el trabajo comprometido y responsable de más de 12.000 personas, la mayoría de ellos de La Guajira, y no tiene en cuenta los impactos positivos que la compañía ha generado en la región dónde la fuente de trabajo digno es escasa. Como lo expresamos anteriormente, nos sentimos fuertemente decepcionados con la manera como describen a una empresa compuesta en casi 100% por ciudadanos colombianos (menos 2 entre 12.000), quiénes están convencidos de que la coexistencia pacífica es la única manera para los derechos de todos. Respetuosamente, pero con firmeza solicitamos que proporcionen evidencia objetiva y sólida frente a las acusaciones irresponsables que se hicieren.

Sería de gran interés para mí discutir en mayor detalle estos temas, contribuyendo a crear un mejor entendimiento de los problemas en La Guajira y recibir los documentos que ustedes consideran que soportan sus acusaciones. Estaremos atentos a definir la fecha de esta reunión.

Cordial saludo,