Mayo 16, 2018

Columna Diario del Norte: Obras por impuestos

​Por Raúl Roys
Jefe de Asuntos Institucionales y Comunidades de Cerrejón

Mucho se ha dicho sobre el desarrollo del nuevo mecanismo de obras por impuestos, el cual da la posibilidad a la empresa privada de utilizar el impuesto de renta que paga al Estado, para realizar obras de alto impacto que cierren brechas de infraestructura, incrementen la competitividad de la región y mejoren la calidad de vida de la población. En La Guajira, se han generado altas expectativas frente al mecanismo, sin embargo, existe aún mucho desconocimiento sobre cómo será su implementación y funcionamiento.

En el año 2015, el Estado colombiano estuvo haciendo los primeros acercamientos a la implementación del mecanismo en Perú, donde este se ha desarrollado con gran éxito. En diciembre de 2016 fue aprobada en Colombia la reforma tributaria con la ley 1819, que crea entre otros incentivos, el mecanismo de obras por impuestos. A partir de ese momento, desde Cerrejón asumimos el reto en cabeza de nuestro presidente Roberto Junguito, quien a través del relacionamiento con la Alta Consejería para el Postconflicto, la Agencia de Renovación del Territorio (ART) y el Ministerio de Hacienda, impulsó la inclusión de las empresas extractivas en este incentivo tributario, para el cual aún no estaban siendo consideradas. Sin duda, vimos la oportunidad de promover alianzas público-privadas para hacer tangible una transformación positiva de la región.

Han transcurrido casi seis meses (noviembre 2017), desde la reglamentación formal y la creación del banco único de proyectos, administrado por la Agencia para la Renovación del Territorio, tiempo durante el cual la presentación de proyectos ha estado a cargo de entidades territoriales y algunas entidades del nivel nacional. Durante este tiempo, Cerrejón, mediante su División de Asuntos Institucionales y Comunidades, ha socializado el mecanismo y trabajado en conjunto con las administraciones municipales para identificar y radicar sus proyectos, garantizando así un proceso concertado.

Durante el mes de marzo se cerró el plazo para la inscripción formal de proyectos, con un total de 27 iniciativas viabilizadas en todo el país, de las cuales, 3 beneficiaban al departamento de La Guajira y estuvieron disponibles en el banco de proyectos para postulación y adjudicación a empresas que los solicitaran. En este escenario, mediante Resolución 168 de mayo de 2018, la ART ha aprobado la solicitud de Cerrejón para la  vinculación del impuesto de renta al proyecto “Ampliación de la Capacidad de Producción de la Planta de Tratamiento de Agua Potable del Sistema de Acueducto del Distrito de Riohacha”.

Nos encontramos aún en una etapa de aprendizaje y estos primeros proyectos nos enseñarán el camino que debemos seguir. Lo cierto es que sí deseamos llegar a buen término, debemos empezar a generar espacios de discusión frente al tema y revisar sus actuales oportunidades y restricciones, para lograr una relación gana – gana, donde los actores públicos, privados y sociales realicen el mejor aprovechamiento del mecanismo y se den garantías para que las empresas continúen trabajando en los territorios.

Tenemos grandes retos para asumir. Por ejemplo, lograr la inclusión de la totalidad de municipios de La Guajira en el mecanismo, ya que en este momento, sólo pueden recibir el beneficio 9 municipios catalogados como Zonas Más Afectadas por el Conflicto Armado (ZOMAC). Asimismo, debemos lograr el involucramiento de otras empresas, el incremento de los cupos disponibles para inversión y por supuesto, seguir trabajando para construir conjuntamente la visión compartida de desarrollo y para definir los proyectos que conducirán a su materialización en la región.