Agosto 8, 2018

Talleres de conservación, una apuesta para la recuperación de los servicios ecosistémicos

Cerrejón y la Fundación Cerrejón realizaron con éxito una de las jornadas de capacitación enfocadas en la conservación de las microcuencas de los arroyos Bruno y Pupurema. El evento tuvo como objetivo aportar conocimientos sobre herramientas para contribuir con la recuperación y conservación de los servicios ambientales de la microcuenca de los arroyos Bruno y Pupurema.

Representantes de las comunidades de La Horqueta, Campo Herrera, Charito, Cerrejón 1, Coveña, Río de Janeiro, Pitulumana ll, Tigre Pozo del municipio de Albania, y la Asociación ALCEBA de los municipios de Hatonuevo y Barrancas, participaron activamente. “Es nuestra responsabilidad cuidar la Madre Tierra, por eso me parecen importantes este tipo de talleres, en donde no solo aprendemos sino que también intercambiamos experiencias con otras comunidades”, expresa Luzmila Epiayú, representante de ALCEBA.

Durante la jornada, los miembros de los Comités Locales analizaron las debilidades, fortalezas y oportunidades de mejora, para implementar acciones que potencialicen el trabajo comunitario. Por su parte, los panelistas desarrollaron temas enfocados en legislación ambiental, protección de fauna y flora silvestre y se planteó un análisis sobre valoración de costos ambientales.

“La biodiversidad es fundamental para nuestra subsistencia. Este es un ecosistema amenazado tanto en Colombia como en el mundo y en La Guajira tenemos un bosque seco tropical que debemos conservar y contribuir a que se mantenga. El llamado es a concientizarnos de que somos parte de esta misión”, propone Daniel Dávila, analista de Coberturas Vegetales del departamento de Gestión Ambiental de Cerrejón.

De la mano de las comunidades, se ha logrado la implementación de cuatro viveros comunitarios con fines comerciales y de reforestación, donde se han reproducido más de 20 mil plantas de especies nativas. Además, se han establecido 30 preacuerdos de conservación, lo que contribuye a la recuperación de las rondas hídricas, la conservación de los servicios ambientales y el fortalecimiento de las capacidades comunitarias en la región.