Enero 14, 2019

Luis y Jennys: una historia de amor y superación

Luis Fernando Salgado Arregoces, es un joven miembro de la comunidad reasentada de Roche, ubicada en Barrancas, La Guajira. Amante y apasionado por la música, cada día alimenta su vida con los ritmos y sonidos propios de su región. “En cada canción hay una historia, son vivencias con las que te identificas y sientes como si contaran tu vida” manifiesta, Luis, con la alegría que lo caracteriza.

“Cotito”, como le dicen de cariño, es técnico en Salud Ocupacional, oficio que escogió porque afirma que la salud en el trabajo es uno de los factores más importantes para llevar una vida sana, pero como no todo es trabajo, gracias a su mayor pasión: la música, conoció al amor de su vida, Jennys Duarte, hace diez años cuando hacía de “picotero” en una fiesta.

“Nos enamoramos entre risas y canciones, ella pedía discos y yo la complacía”, rememora Luis. A partir de ese momento, se enamoraron inmediatamente y decidieron conformar un hogar, el cual cimentarían sobre las bases del amor y las ganas de superarse. Hoy, diez años después, fruto de esta relación nacieron sus tres hijos: Camila Andrea, Valeria Sofia y Luis Mateo, quienes son su mayor motivación para seguir creyendo y ser cada día mejores.

“Deseo para mis hijos un futuro grandioso donde ellos tengan su carrera, porque la educación es la mejor herencia que les podemos dejar. Mi esposa y yo tratamos de darles el mejor ejemplo en este sentido, y Cerrejón ha sido un gran aliado para lograrlo, me permitió estudiar a mí Salud Ocupacional y ahora Jennys es aprendiz en el área de Mantenimiento de la Empresa”.

Al graduarse del colegio Pablo VI en Barrancas, Luis, solo tenía claro que le gustaba todo lo relacionado con Medicina, aunque veía remota la posibilidad de estudiar porque no contaba con los recursos económicos para llevar a cabo su sueño, hasta que se le presentó la oportunidad de apoyarse en el programa de Auxilio Educativo de Cerrejón. “Educarse es una linda experiencia, te abre la posibilidad de conocer cosas que no dimensionabas. Me gusta concientizar a las personas sobre el papel que juegan en su entorno y sobre la importancia de regresar siempre sanos a casa donde nos esperan nuestras familias”, afirma Salgado.

Luis, es uno de los 253 estudiantes que han logrado acceder a la educación técnica, tecnológica, superior y avanzada gracias al apoyo otorgado por la Compañía a través del programa de Auxilio Educativo que adelanta en las comunidades reasentadas con el objetivo de promover el mejoramiento de su calidad de vida y el acceso a mejores oportunidades.

Cuando no está aprendiendo cosas, le gusta ayudar a los demás, por ello es muy querido entre sus vecinos, quiénes resaltan su espíritu inquieto y trabajador, el mismo que lo llevó a conocer Medellín, gracias a una actividad realizada como parte del II Encuentro de Estudiantes beneficiados de este programa, ciudad de la que declara quedó enamorado. “Me pareció genial todo: las flores, el metro, su gente. Sueño con llevar a mi familia algún día a Medellín, porque esos momentos vividos en armonía con ellos son los que finalmente uno se lleva de esta vida”,finaliza Luis, con una sonrisa.