Abril 12, 2016

Cerrejón rehabilita tierras como aliado del medio ambiente en La Mina y Puerto Bolívar

Desde hace más de 25 años, de manera voluntaria y responsable, se dio inicio al Programa de Rehabilitación de Tierras, cuando en Colombia esta práctica no era una exigencia legal. A la fecha, se han logrado rehabilitar más de 3.550 hectáreas, intervenidas y liberadas por la operación minera.

  • Desde inicios de la operación, como parte de nuestro compromiso con el medio ambiente, hemos rehabilitado el equivalente a 99% de las áreas que ya no serán intervenidas por la operación.
  • Preservación oportuna de más de 43 millones de m³ de suelo.
  • Revegetación de más de 1.540.000 árboles de 40 especies nativas.
  • Retorno de aves, insectos, anfibios, reptiles y algunas especies de fauna silvestre, que habían sido consideradas extintas en la región.

En Puerto Bolívar, puerto de embarque de Cerrejón, como parte de una apuesta para la conservación de los recursos naturales con los que cuenta, desde 2015 a través del Departamento de Gestión Ambiental y la Fundación Cerrejón Guajira Indígena, adelantamos la  rehabilitación de las coberturas del matorral desértico subtropical (md-ST).

“Con este proyecto buscamos evidenciar una experiencia vivaz, con la cual a pesar del clima, hemos logrado rehabilitar áreas internas del Puerto basándonos en la recuperación de prácticas culturales de siembra, que combinada con los conocimientos de la Fundación en La Granja y del programa de rehabilitación de tierras, nos ha permitido obtener resultados sostenibles”, afirmó Daiver Pinto, analista de la Fundación Cerrejón Guajira Indígena.

El proyecto consta de cuatro componentes operativos: reconocimiento de especies nativas, conformación de parcelas, manejo de viveros, siembra, humectación y mantenimiento. Los integrantes del convenio han diseñado y construido una serie de estructuras tipo rombo (símbolos de las artesanías wayuu) con materiales recuperados (madera y lona) de las instalaciones de Puerto Bolívar que, combinados con insumos naturales (caprinaza, agua reusada, mantillo y semillas de los bosques cercanos), han logrado activar la regeneración natural en los suelos áridos y costeros del sector de Media Luna.

En total se han construido 24 rombos, los cuales han sido sembrados con más de 500 plántulas de especies nativas (trupillo, olivo santo, guamacho dividivi) y forrajeras (leucaena, moringa y pastos) del bosque seco que están en vía de extinción en La Guajira.

“Considero que este es un proyecto muy importante porque nos impulsa como etnia wayuu a reconocer el valor de nuestra cultura y a replicar las buenas prácticas ambientales en las comunidades, con acciones como resembrar las plantas y clasificar adecuadamente nuestros residuos, lo que nos permitirá vivir en un ambiente más sano y ecológico”, manifestó Karen López, técnica del proyecto en Manejo Ambiental y miembro de la comunidad de Satsapa.

Desde los inicios de su operación, Cerrejón es un aliado de la protección del medio ambiente, promoviendo las prácticas conservacionistas, mediante la rehabilitación de las tierras intervenidas por la minería, manteniendo la dinámica, estructura y funciones ecosistémicas para contribuir con tierras sostenibles.