Marzo 11, 2010

Comunicado. Albania, La Guajira

Es reconocida la política de Cerrejón llevar a cabo sus operaciones respetando y promoviendo los Derechos Humanos de los empleados, de contratistas, de terceras personas involucradas en sus operaciones, de sus clientes y del público en general. En este contexto Cerrejón rechaza con vehemencia las amenazas que Karmen Ramírez Boscán, líder de la organización no gubernamental Fuerza de Mujeres Wayuu, y sus compañeras vienen recibiendo. En el pasado, miembros de la comunidad wayuu han sufrido por las acciones de grupos criminales al margen de la ley. Esta historia no debe repetirse.

Así mismo, Cerrejón rechaza las amenazas de muerte que Mary Candy Díaz, miembro del equipo de Capital Humano de Cerrejón, recibió en el 2009 y lamenta que estas amenazas se estén presentando de nuevo. En efecto, Mary Candy está siendo perseguida por sus labores de seguimiento y atención a los procesos que se presentan en la Junta Nacional de Calificación de Invalidez.

Cerrejón y su organización Sindical, Sintracarbón, se han caracterizado por su estrecha colaboración en el rechazo a la violencia. Por ello, en esta oportunidad hacemos un llamado a Sintracarbón, en cabeza de su presidente, señor Jairo Quiroz y al señor Esneider Correa, quien lidera un grupo de trabajadores que se autodenomina Asociación de Enfermos en el Cerrejón (Asodec), para que de la mano del Programa de Derechos Humanos de Cerrejón promuevan entre los trabajadores y la comunidad de La Guajira una actitud cívica orientada a la resolución pacífica de conflictos. Igualmente invitamos a la sociedad Guajira a unirse a este esfuerzo para la promoción de la democracia, la legalidad y la no violencia. Nuestro norte conjunto debe ser la construcción de una sociedad pacífica en La Guajira y en Colombia.