Reasentamiento integral responsable

El proceso de reasentamiento, es decir el traslado de una familia de su sitio original de vivienda a un sitio de destino acordado, es una medida de último recurso que adoptamos para proteger a una comunidad de impactos ambientales que puedan afectarlos por el desarrollo de la actividad minera.

El proceso es participativo e involucra a la comunidad para desarrollar un plan de acción de reasentamiento, siguiendo los lineamientos de la Corporación Financiera Internacional (CFI) del Banco Mundial.

A través del acompañamiento a las familias trasladadas, el cumplimiento de las obligaciones que hemos adquirido y el buen relacionamiento con las comunidades vecinas, se busca contribuir a la calidad de vida de quienes han participado de este proceso.

Desde 2009, hemos llevado a cabo procesos de reasentamiento de manera participativa con cuatro comunidades: Roche, Patilla, Chancleta y Las Casitas. Adicionalmente, en 2006 iniciamos el reasentamiento de Tamaquito II, comunidad indígena que solicitó de manera voluntaria este proceso ante la Alcaldía de Barrancas, argumentando su aislamiento por el traslado de otras comunidades reasentadas.


Modelo de reasentamiento Cerrejón

Todas las familias reasentadas reciben un paquete alineado con la legislación colombiana y con las guías de la Corporación Financiera Internacional (CFI), el cual contiene:

En el cierre del proceso, verificamos el cumplimiento de los compromisos concertados con las familias, cerramos los procesos de implementación del plan de reasentamiento, fortalecemos su interacción con los entes de gobierno e integramos a las comunidades reasentadas al esquema de relacionamiento social de la compañía.

Fase 1

Relacionamiento con la comunidad y fortalecimiento del capital social.

Fase 2

Diseño con la comunidad de un plan de acción participativo para el reasentamiento siguiendo los lineamientos de la CFI.

Fase 4

Reubicación y estabilización en el nuevo sitio.

Fase 5

Cierre del proceso de reasentamiento.

Posreasentamientos

Inicia una vez las familias se trasladan al nuevo sitio, involucra el acompañamiento psicosocial para apoyar su acoplamiento al nuevo estilo de vida, así como la entrega de las compensaciones y beneficios acordados en el contrato.

Programa de auxilio educativo

Este programa busca financiar los gastos de matrícula y sostenimiento de estudios técnicos, tecnológicos y profesionales en cualquier institución nacional a los miembros de familias reasentadas.

  • 221 personas han sido apoyadas en el acceso a la educación técnica, tecnológica, superior o avanzada.

  • 31 personas ingresaron al programa de auxilios educativos.

  • 36 miembros de las familias reasentadas finalizaron sus estudios con este programa.

Programa de fortalecimiento educativo

Este programa busca desarrollar competencias y habilidades en niños y jóvenes en edad escolar, para alcanzar altos niveles de desempeño en sus instituciones educativas, con miras a una mayor posibilidad de acceso a la educación superior.

  • 280 estudiantes de las cinco comunidades reasentadas vinculados a este programa.

  • Aumento del promedio de aprobación del grado escolar del 92%, con un mejoramiento de 20 puntos frente a 2016.

Soluciones de agua

⋅ Contamos con el Convenio de Cooperación 2016-2017 con Asoawinka RPC que involucra la operación de la infraestructura actual por parte del municipio y la evaluación de la conexión de estas comunidades al sistema de acueducto del municipio en el largo plazo.

⋅ Realizamos acciones de mejoramiento de Planta de Tratamiento de Agua Potable, con el fin de abastecer de agua apta para el consumo humano con fuente de agua superficial del río Ranchería a las comunidades, y así mejorar su calidad.

Oportunidades de generación de ingresos

A través de este programa se busca asesorar proyectos productivos y entrega de capital semilla a las familias que han manifestado intenciones y disposición de llevar a cabo sus iniciativas de negocio.

En 2017 continuamos gestionando proyectos productivos con las 179 familias reasentadas. A lo largo de este proceso, hemos apoyado a 163 familias para el desarrollo de 203 proyectos productivos, de los cuales 122 están activos y 81 pendientes de ejecución.

Las Casitas

Información a corte de 2017

– Trasladamos al 100% de las familias (31 familias).

Tamaquito II

Información a corte de 2017

– Continuamos la implementación del acuerdo firmado en 2016 en temas de generación de ingresos. Avanzamos en el proceso de constitución como resguardo indígena.

– El 100% de las familias, se trasladó en colectivo al nuevo sitio en 2013 y a la fecha continúan recibiendo los programas definidos en los acuerdos de reasentamiento.

Chancleta

Información a corte de 2017

– Del total de familias acreditadas a reubicación, 38 se trasladaron en colectivo al nuevo sitio en 2013 y, a la fecha de reasentamiento, 9 se mudaron a otros municipios por decisión propia.

Patilla

Información a corte de 2017

– Todas las familias que firmaron en el año 2016 fueron trasladadas en 2017.

– El 100% (46 familias acreditadas a reubicación fueron trasladadas en 2013) continuó recibiendo los programas definidos en los acuerdos de reasentamiento.

Roche

Información a corte de 2017

– Entregamos el 100% de los predios en el sitio de origen.

– Los programas definidos en los acuerdos de reasentamiento están en curso para las familias trasladadas.

– La última familia fue trasladada al sitio de destino en 2016.


Índice De Pobreza Multidimensional (IPM)

En Cerrejón hemos utilizado una metodología basada en el Índice IPM desarrollada por Oxford Poverty & Human Development Initiative-OPHI- en 2010, adaptada y aplicada desde ese mismo año en Colombia por el Departamento Nacional de Planeación (DNP).
Con el uso de esta metodología, generamos un tablero de indicadores para medir la situación de pobreza en las familias reasentadas a fin de determinar el mejoramiento en sus condiciones de vida después del traslado. Estos indicadores miden el impacto socio-económico de los procesos de intervención en 5 dimensiones: educación, niñez y juventud, empleabilidad, salud, y vivienda y servicios públicos.
Este indicador tiene como premisa que un hogar en bienestar tiene un máximo de cuatro privaciones o carencias de manera simultánea. A menor cantidad de privaciones, menor es la pobreza multidimensional en la familia.