Abril 5, 2016

El PMA y la Fundación Cerrejón Guajira Indígena entregan bancos de semillas, alimentos y forrajes

El Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA) y la Fundación Cerrejón Guajira Indígena entregaron un banco de semillas, uno de alimentos y otro de forrajes en las comunidades de Jatkusira, Ishichon y Pesuapa respectivamente, con el objetivo de almacenar alimentos nativos, semillas propias y forrajes para la alimentación animal que permita abastecer a las comunidades en épocas secas. Con estos bancos se benefician de manera directa 70 familias de estas tres comunidades, ubicadas en los municipios de Maicao y Uribia.

“Gracias al apoyo brindado por la Fundación Cerrejón y el PMA, contamos con algo que nunca habíamos tenido: un lugar bonito y organizado donde organizar nuestras semillas. Ya no debemos esperar el tiempo de lluvias para poder sembrar nuestros alimentos, ahora contamos con los recursos necesarios para hacerlo y mantener bien a toda nuestra comunidad”, afirmó Carmelita Epinayú, líder de la comunidad Jatkusira.

Desde 2014, La Guajira se encuentra en estado de emergencia por la fuerte sequía que azota al Departamento. La falta de acceso al agua y la inseguridad alimentaria, son los principales problemas que enfrenta este territorio, primordialmente la comunidad wayuu, donde 28% de los niños en primera infancia sufren de desnutrición crónica y 53% de la población vive en condiciones de pobreza, según la Encuesta Nacional de Situación Nutricional (ENSIN 2010).

Esta problemática, incrementada por los fenómenos naturales, impacta significativamente en el estilo de vida de las personas, sobre todo de la población más vulnerable.

Sobre la base de un estudio a las comunidades, el PMA en alianza con la Fundación Cerrejón Guajira Indígena, adelantan un proyecto encaminado a mejorar y fortalecer los medios de subsistencia de las comunidades indígenas wayuu. “Desde hace mucho tiempo hemos compartido varios objetivos con la Fundación, por ello con el piloto de este proyecto hemos intentado desarrollar estimular la producción y los mercados locales con productos nativos y a la vez promover el intercambio de los mismos. También es importante la capacitación de las comunidades para que puedan manejar los bancos y diversificar su producción, a través del fortalecimiento del tejido social de las comunidades wayuu y la recuperación del conocimiento ancestral”, destacó Deborah Hines, representante del PMA para Colombia.

Con la entrega oficial de los bancos, las comunidades wayuu pueden manejar sus propias respuestas de crisis y el fortalecimiento de la resiliencia en tres aspectos claves para los indígenas: la alimentación humana, la tenencia de semillas para cultivo y los forrajes para la alimentación animal, como parte de la preparación y adaptación a los efectos de la sequía y el proceso de desertificación.

Estas iniciativas promueven la seguridad alimentaria y nutricional y la recuperación del conocimiento ancestral de las comunidades wayuu, con prácticas agrícolas encaminadas a su sostenibilidad y la mejora en su calidad de vida.