Maicao, Febrero 25, 2016

La cultura wayuu: un legado que se transmite de generación en generación

La Guajira, un extenso territorio lleno de historias, sabiduría y cultura, alberga la etnia indígena más grande de Colombia, la cual representa el 45% de la población del Departamento. Esta comunidad, la cual posee una cosmovisión que combina permanentemente sus actividades económicas, los clanes y su cultura ancestral, constituyen una parte importante de la historia de nuestro país, los cuales con el tejido de sus sueños, mochilas y techos trabajan diariamente por fortalecer y preservar sus usos y costumbres.

Es por ello que Cerrejón desde 2012 adelanta el programa de Fortalecimiento de Usos y Costumbres Wayuu, por medio del cual se promueve la preservación de las prácticas culturales como la danza, música, deportes y artesanías típicos de su cultura, mediante la capacitación y acompañamiento constante de docentes indígenas a más de 1.000 niños y jóvenes de 15 comunidades de Maicao, Uribia, Albania, Barrancas, Hatonuevo y Manaure.

“Para nosotros es muy importante la realización de este tipo de programas pues contribuyen a las promoción y conservación de nuestros usos y costumbres, además de la transmisión de saberes y conocimientos de generación en generación, logrando así, preparar a los más pequeños a desempeñar los roles que les corresponderán más adelante dentro de la sociedad wayuu, salvaguardando nuestra cultura”, manifestó Joaquín Prince, docente y líder del Programa.

La importancia de entender y dar a conocer el estilo de vida, las creencias, los sueños y tradiciones de esta comunidad, son fundamentales para preservar esta cultura ancestral. “En nuestra sociedad los roles de los hombres y las mujeres se encuentran totalmente definidos, y se enfocan en los papeles que desarrollarán dentro de la comunidad cuando sean adultos: la mujer, se encuentra asociada a la tierra, como protectora y creadora de vida, y los hombres, representan a Juyá, el padre lluvia, por lo cual desde pequeños los orientamos hacia lo que serán desde nuestra cultura más adelante”, manifestó la docente wayuu Yadira Martínez Epinayú.

Adicionalmente, los niños y jóvenes vienen trabajando en un modelo de desarrollo pedagógico para la elaboración y ejecución de instrumentos musicales autóctonos, el cual puede ser adaptado a los Proyectos Educativos Institucionales locales y también realizaron el primer Encuentro de Saberes, donde indígenas y no indígenas compartieron conocimientos y riqueza formativa. En Cerrejón, somos aliados de la cultura y el fortalecimiento de los usos y costumbres de las comunidades vecinas a nuestra operación.

Las nuevas generaciones:

“Me siento muy bien y contento con el programa, he aprendido muchas cosas de mi cultura como: tocar instrumentos musicales tradicionales y bailar la yonna. Es importante continuar para poder aprender más de nuestros mayores”. Adail Darío Moreno Epinayú, estudiante de quinto grado en la comunidad de Palentu.

“Me siento muy bien y orgullosa con todo los bailes y danzas wayuu que he aprendido con el programa, ya llevo cuatro años practicándolo y quiero seguir haciéndolo porque cuando sea más grande quiero ser reina del Festival de la Cultura Wayuu”. Maria del Carmen Aguilar, estudiante de cuatro grado en la comunidad de Palentu.