Junio 30, 2010

La fauna silvestre es lo primero en Cerrejón

Fuente: Anglo Source
Organización: Anglo American

Durante los últimos cuatro años, los procedimientos de minería en Cerrejón se han iniciado con el rescate y relocalización de la fauna silvestre.

Por lo general, la minería a cielo abierto empieza con un levantamiento topográfico del área a explotar y la remoción de estéril para que puedan comenzar las labores de minería. En Cerrejón (Colombia, América del Sur), sin embargo, éste no es el caso. El proceso se ha cambiado para iniciar con la identificación de las poblaciones de fauna vulnerables y de baja movilidad dentro del área de impacto delimitada.

En Cerrejón, el área de impacto es grande dado que no es sólo el área de la licencia de mina que es importante en si, ya que cubre unas 70.000 hectáreas, sino que además opera su propio ferrocarril (unos 150 km de longitud) y puerto, cada uno de los cuales requiere una atención cuidadosa en cuanto a la fauna prevalente.

La fauna se captura utilizando varios métodos biológicos aprobados por la autoridad ambiental nacional y a continuación se libera en hábitats similares que no están programados para la minería. Esto asegura la sostenibilidad de las especies y las protege de los impactos potenciales como podrían ser la remoción de la vegetación y la llegada de los equipos mineros.

Después de liberar la fauna, hay un proceso de monitoreo para controlar la condición de los individuos y su re-adaptación al nuevo hábitat. En los últimos cinco años, se han rescatado unos 26.000 animales (entre mamíferos, peces, anfibios, y reptiles) y aves, y se les ha reubicado en áreas seguras que ofrecen un hábitat y fuentes de comida similares a los de su ubicación original.

En Cerrejón, el programa para capturar y reubicar la fauna afectada empezó hacia finales del 2004, pero fue la creación del Centro de Rehabilitación de Fauna de Cerrejón (CRFC) en el 2007, lo que realmente impulsó este trabajo. El CRFC es un refugio de rehabilitación de fauna de carácter temporal, no un zoológico. Se creó como sitio para el cuidado veterinario de la fauna, cuidándolos hasta reponerles la salud, y luego liberándolos de nuevo en su hábitat natural con las mejores condiciones ecológicas y la instalación de microchips de control.

El CRFC es reconocido en la región como centro de excelencia y ahora también trata a la fauna traída de fuera del área de impacto inmediato de la mina. Esto incluye la fauna que está padeciendo deshidratación o lesiones, que esté sufriendo los impactos del aislamiento provocado por el tráfico ilegal en fauna silvestre, una práctica especialmente prevalente entre los animales que hayan sido incautados de los traficantes, tales como muchas especies de monos y aves. Hasta la fecha, se han atendido a más de 1.600 individuos de fauna en el centro, incluyendo peces, aves, mamíferos, y reptiles.

El centro recibe reconocimiento a nivel regional por sus esfuerzos en la conservación de fauna silvestre, la formación del público en relación con los temas de la biodiversidad, y su apoyo en varios proyectos de conservación promocionados por Cerrejón. Fomenta varios programas educativos sobre la gestión de fauna silvestre que proporcionan oportunidades para concientizar a las comunidades vecinas indígenas y campesinas, a los empleados, y a los contratistas sobre la conservación de la fauna silvestre.

El éxito de esta iniciativa de reubicación de fauna se refleja en los resultados de monitoreo continuo, los cuales muestran un incremento asombroso en el número de especies registrados en el área desde que se llevaron a cabo los estudios de base en 1982.