Newsletter  

Febrero, 2020

El agua del río Ranchería y su uso en nuestra operación

En Cerrejón reconocemos la importancia del río Ranchería y sus aportes al mantenimiento ecosistémico de toda la región, por lo cual, hemos desarrollado una visión más comprehensiva y comprometida con el uso eficiente de la gestión del agua. De acuerdo con el permanente seguimiento de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) Cerrejón es uno de los menores consumidores de agua del río Ranchería, ya que del agua concesionada por Corpoguajira (autoridad ambiental regional) para diferentes usos, el 92,5% del agua se utiliza para los sectores de agricultura y ganadería y el 5,7% para servicios o uso doméstico, mientras que Cerrejón emplea el 1,8% del agua del río.

Desde 2009, Cerrejón ha cambiado su proporción de consumo de 50/50 a más del 90% de agua de baja calidad y menos del 10% de alta calidad, gracias a la implementación de medidas de uso eficiente de agua en el Plan de Manejo Ambiental (PMA). Actualmente solo el 10% de agua utilizada por Cerrejón es de alta calidad, es decir, aquella proveniente del río Ranchería y pozos superficiales (acuífero cuaternario), la cual es aprovechada en su mayoría para consumo humano tras previo tratamiento convencional (65%) y otras actividades de origen doméstico e industrial (35%).

En Cerrejón monitoreamos el río Ranchería antes, durante y después de la mina, mediante 12 estaciones de monitoreo de flujo del Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales (IDEAM) ubicadas a lo largo del cuerpo de agua. A partir de este continuo monitoreo, se comprobó que el volumen del caudal del río aumenta en su paso por Cerrejón, contrario a la creencia de que el flujo del río disminuye a medida que pasa la por la mina.

Es importante señalar que en Cerrejón no vertimos residuos o metales pesados que alteren la calidad del agua del río Ranchería. Para asegurar el control del impacto que la operación o actividades de la mina pudieran causar sobre la calidad del agua, anualmente tomamos más de 4.000 muestras para análisis físicos, químicos y bacteriológicos, que se realizan en el Laboratorio Ambiental de Cerrejón, que está acreditado bajo la ISO NTC 17025:2005.

En esos monitoreos permanentes, no se han encontrado hallazgos que indiquen que nuestra operación pone en riesgo la calidad de agua del río Ranchería, ni la supervivencia de su flora y fauna acuática, ni efectos que comprometan impactos en la salud de las comunidades situadas aguas abajo de las operaciones mineras.

Cómo mencionamos antes, en los últimos siete años, la empresa ha reducido la recolección y uso del agua de alta calidad en un 69% frente a su consumo anterior. Esos resultados, aunque notables, no son óbice para seguir mejorando e incorporando nuevas tecnologías que permitan el reemplazo progresivo del uso de agua de alta calidad por el agua de baja calidad.


Newsletter  

Febrero, 2020

Aseguramos el acceso al agua para las comunidades reasentadas

Cerrejón continúa comprometido en mejorar el acceso y la calidad del agua en las cinco comunidades reasentadas por la empresa, quienes se encuentran viviendo en los nuevos poblados desde 2011. Para esta tarea, Cerrejón ha puesto en funcionamiento dos plantas de tratamiento de agua, responsables de garantizar el suministro del recurso para las 170 familias pertenecientes a las comunidades de Roche, Patilla, Chancleta, Las Casitas y Tamaquito II. Estas obras hacen parte del compromiso de asegurar mejores condiciones de vida a las que tenían originariamente y, aunque el montaje de las plantas de tratamiento ha requerido ajustes y revisiones constantes, se ha logrado asegurar la cantidad y calidad de agua requerida por cada comunidad.

Actualmente las dos plantas producen 173 mil litros de agua al día y son operadas por las asociaciones comunitarias de Asoawinka y Tamawuin. Los miembros de ambas asociaciones recibieron capacitaciones por parte de Cerrejón con el fin de apoyar su fortalecimiento y funcionamiento eficiente. Desde 2018, la comunidad de Tamaquito, recibe un suministro de 30.000 litros de agua potable al día mediante la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales operada por Tamawuin y financiada por Cerrejón. Es importante destacar que esta planta tras pruebas de calidad de agua realizadas por el laboratorio independiente Nancy Flórez, acreditado por el Instituto de Hidrología, Meteorología y Estudios Ambientales de Colombia (IDEAM), dio como resultado 0 en el índice IRCA, es decir, el mejor resultado posible que garantiza agua de óptima calidad.

En cuanto a las comunidades de Chancleta, Roche, Patilla y Las Casitas, ellas reciben aproximadamente 143 mil litros diarios, a través de la planta de tratamiento de Asoawinka. Sin embargo, en el caso específico de Chancleta, por motivos internos de la comunidad que no han permitido realizar las obras de limpieza de la tubería que conduce el agua de la planta a las viviendas, ha sido necesario que, Cerrejón provea diariamente alrededor de 14.800 litros de agua a través de carrotanques.

Para asegurar que la calidad del agua recibida por las familias sea óptima, en 2018 Cerrejón también realizó un estudio de calidad de agua a través del laboratorio independiente Nancy Flórez. Las pruebas han demostrado que el agua procesada en las dos plantas de tratamiento resulta apta para el consumo humano. Adicionalmente, las comunidades de Roche, Patilla, Las Casitas y Chancleta manifestaron querer contar con los datos de otro laboratorio que validara los resultados. Las tres primeras comunidades ya escogieron un laboratorio y pronto se iniciarán las tomas de muestras. No obstante, la comunidad de Chancleta aún no formaliza su elección de laboratorio acreditado.

A finales de 2018 y principios de 2019, Cerrejón también realizó para las comunidades de Roche, Patilla, Chancleta y Las Casitas una conexión del sistema de alcantarillado al municipio de Barrancas con el fin de avanzar en mejoras estructurales. El 23 de octubre de 2019 el Departamento de Salud del departamento de La Guajira visitó la planta de Tratamiento de Agua de estas comunidades y, tras tomar puntos de muestreo de agua, reconocieron observaciones positivas en cuanto a las buenas prácticas sanitarias que se estaban llevando a cabo.

Desde Cerrejón estamos comprometidos con llevar agua potable a las comunidades reasentadas y esperamos una pronta respuesta por parte de Chancleta para dar inicio tanto al suministro de agua potable a través de planta como su elección de laboratorio acreditado para el envío de muestras.


Newsletter  

Febrero, 2020

Implementamos mejores tecnologías para el monitoreo de calidad de aire

En Cerrejón nos preocupamos por el bienestar de las comunidades vecinas y de nuestros trabajadores, por ello tomamos las medidas para mitigar impactos ocasionados por la generación de polvo. En el objetivo de mejora permanente hemos ido aplicando las mejores herramientas disponibles y desde 2017 aplicamos el mecanismo propio de monitoreo del aire TARP (Trigger Actions Response Plan) que complementa el sistema de monitoreo en tiempo real, una de las mejores tecnologías para medición de aire disponible en el mercado.

Estos dos mecanismos no solo nos permiten conocer el comportamiento de la calidad de aire, sino, adoptar medidas preventivas y correctivas oportunamente, incluyendo la suspensión de la actividad de ser necesario. Los resultados recolectados por las estaciones de monitoreo de calidad del aire están a disposición de todo el público interesado.

El TARP fue diseñado por nuestros profesionales ambientales para describir y anticipar los posibles escenarios en los cuales los niveles de concentración de material particulado (partículas residuales en el aire) se pueden elevar en las tareas de la operación. El TARP es una herramienta de predicción que, a partir de la recolección de información, establece niveles o rangos, que definen cuándo es o sería necesaria la activación de controles adicionales que aseguren la protección de la calidad del aire y el funcionamiento normal de la operación.

En nuestro caso, el modelo de pronóstico muestra la probabilidad real de riesgo según la dirección predominante del viento que lleva el material particulado. A partir de ahí, se establece un plan de acciones preventivas o de reacción, soportado con la información de variables en tiempo real, para asegurar que nunca se opere sobre niveles elevados de material particulado dentro de la mina.

Por su parte, el sistema de monitoreo en tiempo real (Envirosuite) proporciona información acerca de los niveles de concentración y dirección del viento para su comparación con los niveles del TARP. Es así, como estos dos mecanismos en función simultánea, aseguran que nuestro sistema de gestión de riesgos prevea y reaccione de manera oportuna a los posibles impactos derivados del aumento de material particulado. Para el desarrollo de este monitoreo contamos con 16 estaciones: 11 en mina, 2 en línea férrea y 3 en Puerto Bolívar.

Somos conscientes que la generación de polvo es una de las preocupaciones de las comunidades vecinas, por ello involucramos en esta tarea a representantes de las comunidades viento abajo de la operación minera: Provincial, Campoalegre, Papayal, San Francisco, Barrancas y a la comunidad de Media Luna ubicada en Puerto Bolívar.

Asimismo, desde 2008 conformamos un Comité Veedor Ambiental de la Operación minera integrado por 17 representantes escogidos entre la comunidad, Corpoguajira y la Universidad de La Guajira. Confiamos en que este trabajo en equipo es equivalente a mejores procesos y bienestar para la comunidad.

En Cerrejón seguimos atentos a cualquier mejora que podamos introducir para asegurar la calidad del aire dentro de la operación y en las comunidades vecinas.


Newsletter  

Febrero, 2020

Obras por impuestos: más agua para la capital de La Guajira

Con el fin de contribuir al mejoramiento de la calidad de vida de comunidades en La Guajira, Cerrejón se vinculó al mecanismo de Obras por Impuestos, promovido desde el Gobierno Nacional, y en 12 meses desarrolló la primera obra de infraestructura para mejorar la calidad y el acceso al agua de los ciudadanos de Riohacha, capital de La Guajira.

Obras por Impuestos permite al sector privado desarrollar acciones encaminadas al aumento de la competitividad en diferentes regiones del país, principalmente en zonas que tuvieron mayor impacto por el conflicto interno. En La Guajira se identificaron como temas prioritarios el suministro de agua potable, alcantarillado, energía y reparación de vías e infraestructura.

Teniendo en cuenta las preocupaciones y necesidades de la capital de La Guajira en torno al acceso al agua, desde Cerrejón asumimos el reto y la responsabilidad de desarrollar el proyecto de ampliación de su Planta de Tratamiento de Agua, con el fin de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos, aumentar el número de personas beneficiarias y potenciar la productividad o alcance de la misma.

Esta obra, iniciada a principios de 2019, contó con una inversión aproximada de USD 2 millones y fue finalizada y entregada al municipio en noviembre del mismo año. Asimismo, esta ampliación permitió aumentar la producción de agua a 100 litros por segundo, incrementar la proyección de continuidad en el suministro de agua y adicionalmente representar ganancias a empresas locales por alrededor de USD$200 mil dólares.

Este proyecto ha permitido ampliar y fortalecer nuestro relacionamiento con las comunidades del departamento, facilitándonos la posibilidad de identificar y atender la necesidad estructural de servicio de agua en esta región. Con esta obra, Cerrejón ha podido contribuir de manera directa a la construcción de escenarios de paz y al desarrollo territorial.


Newsletter  

Febrero, 2020

Nuestro compromiso con el respeto por los derechos humanos

En Cerrejón estamos comprometidos con la gestión social responsable y el bienestar de todos nuestros trabajadores y comunidades vecinas. Por lo cual, desde hace 15 años venimos actualizándonos e implementando estándares internacionales que fortalezcan nuestros procesos de debida diligencia en Derechos Humanos (DDHH). En el 2005 publicamos nuestra primera Política de DDHH, acorde con la normatividad colombiana y la Declaración Universal de Derechos Humanos. En concordancia con los avances internacionales, en el 2011 reformulamos nuestra política con el fin de alinearla con los Principios Rectores de Naciones Unidas sobre Empresa y Derechos Humanos (PRNU).

Asimismo, desde el 2008 venimos implementando estándares como los Principios Voluntarios en Seguridad y Derechos Humanos (PV), las normas de desempeño de la Corporación Financiera Internacional (IFC) y posteriormente en el año 2011 acogimos la serie de guías de buenas prácticas para apoyar la contribución al desarrollo sostenible de la industria elaboradas por el Consejo Internacional de Minería y Metales (ICMM). Según los PRNU, las empresas deben implementar procesos para identificar, prevenir y mitigar todos sus impactos (potenciales y reales) y ofrecer compensación cuando se requiera.

Para que sea posible atender rápidamente y reparar directamente los impactos causados, en Cerrejón tenemos una propuesta de prevención y mitigación que hemos diseñado a través de un proceso de debida diligencia, el cual incluye:

  1. Contar con un compromiso de alto nivel o política corporativa:

En Cerrejón contamos una política de DDHH pública y transparente que respeta desde su operación los DDHH como un criterio fundamental de gestión empresarial. Asimismo, adquirimos el compromiso de informar eficazmente sobre los procesos y medidas que se adelantan durante nuestra operación.

  1. Contar con un proceso de identificación, prevención, mitigación de riesgos e impactos en derechos humanos.

En aplicación de los estándares internacionales, principalmente los PRNU, Cerrejón debe reconocer los impactos constatados, potenciales y percibidos de su operación sobre los grupos de interés, incluyendo aquellos sobre los DDHH, con el ánimo de establecer medidas oportunas para prevención, mitigación y de ser necesario, compensación. Razón por la cual, en Cerrejón hemos realizado, mediante un tercero imparcial, dos estudios de riesgos e impactos en DDHH durante 2011 y 2016 para identificar y mejorar nuestra gestión de riesgos e impactos.

 

  1. Contar con mecanismos que permitan reparar todas las consecuencias negativas sobre los derechos humanos que haya provocado o haya contribuido a provocar.

De acuerdo a los PRNU se espera que las empresas establezcan o participen en mecanismos efectivos de atención de quejas sobre posibles impactos negativos de manera temprana, para evitar que escalen a situaciones más graves y lograr acuerdos a través del diálogo sobre medidas de reparación. Por lo cual, desde 2010, Cerrejón cuenta con la Oficina de Quejas (ODQ) que, en esencia, se encarga de desempeñar las siguientes tareas:

  1. Recepción de queja y radicación en el sistema
  2. Proceso de investigación participativo con quien interpuso la queja y con el área que posiblemente causó el impacto, para determinar a través de información técnica y probada si efectivamente hubo o no un impacto.
  3. Búsqueda de acuerdo con o sin compensación, según el caso
  4. Cierre.

 

Es importante resaltar que la ODQ ha recibido alrededor de 2.600 quejas de las cuales han sido cerradas el 81%, 16% están en proceso de gestión, 2% han sido concertadas y 1% han sido transferidas a otras instancias competentes.

Finalmente, nos parece fundamental reiterar que Cerrejón está comprometido con el cumplimiento de la normatividad internacional y la Constitución Nacional. Considerando que el respeto por los DDHH, en sentido amplio, comprende el respeto a los derechos de nuestros trabajadores y contratistas, la identificación y gestión de los impactos que la operación minera pueda generar sobre personas y comunidades y el respeto a la diversidad por motivo de etnia, creencia o género.

Toda vulneración de la Política de Derechos Humanos o de posibles impactos de la operación podrá ser presentada ante las Oficinas de Quejas de Cerrejón, ubicadas en la entrada principal de La Mina y en Puerto Bolívar, las extensiones telefónicas 5886 / 6475 y el correo electrónico hablemos@cerrejon.com.