Marzo 31, 2010

Programa de Conservación de Kayûushi (Crocodylus Acutus) en Bahia Portete Liberación de la primera cohorte de caimanes levantados bajo condiciones controladas

Dentro del marco de las acciones de conservación que adelanta la empresa Carbones del Cerrejón Limited, se inician en el año 2007 los Programas de Conservación del Kayüushi o caimán aguja (Crocodylus acutus) en Bahía Portete, y de tortugas marinas en la Alta Guajira, con el acompañamiento de la comunidad indígena local conformada por varios clanes de la etnia wayuu. Las poblaciones naturales del caimán aguja o Kayüushi como se denomina en lengua wayuu, se encuentran en peligro de desaparición por la destrucción de su hábitat y la sobre explotación. La presencia de una población poco estudiada en Bahía Portete determinó el planteamiento del Programa de Conservación con acciones orientadas a la recuperación y manejo sostenible del Kayüushi, acorde con los lineamientos de los Programas nacionales para la conservación de los Cocodrilos, considerando como objetivo fundamental “diseñar e implementar acuerdos de conservación con las comunidades”.

El Programa pretende ofrecer a las comunidades de la etnia wayuu de la zona, su participación activa, de tal manera que permita cumplir con las metas ecológicas y paralelamente brinde la posibilidad de mejorar las condiciones socioeconómicas a través de la generación de ingresos derivados de la conservación del recurso (participación directa en la ejecución del proyecto, ecoturismo, producción y aprovechamiento de excedentes), lo cual será un factor determinante para el éxito del programa. Desde el 2007 hasta el 2009, se ha registrado información sobre la dinámica, estructura, estado actual, distribución, y se estableció con precisión el período reproductivo de la población natural del Kayûushi, que reside en Bahía Portete.

Una vez definidas las características biológicas y ecológicas de la especie en el área, se continuó en el año 2008 con el seguimiento de las nidadas para monitorear la eclosión de huevos. En total eclosionaron 85 neonatos viables, los cuales fueron levantados bajo condiciones controladas con miras a mejorar la sobrevivencia de esta fase, debido a que en el medio natural la mortalidad puede ser superior al 90%. Este levante se llevó a cabo en las instalaciones del Centro de Rehabilitación de Fauna Cerrejón (CRFC), bajo supervisiones clínicas y técnicas del Departamento Ambiental del Cerrejón. De estos 85 ejemplares rescatados, en la actualidad sobreviven 78 que corresponden al 91.8 por ciento de supervivencia lograda en el CRFC, levante comprendido entre los meses de septiembre de 2008 y mayo de 2009. Este grupo es la primera reintroducción de neonatos nacidos en el medio natural y manejado en el CRFC, que entrarán al ecosistema para la recuperación de la población.

Con miras a acelerar el proceso de recuperación de la población existente en Bahía Portete, en el año 2009, se inicia el proceso de intervención orientado a mejorar las condiciones del hábitat disponible para la reproducción, lo que consistió en el mejoramiento y adecuación de las ya existentes y nuevas áreas para la anidación, igualmente se adelantó el control de todo el proceso reproductivo mediante la reubicación de nidos, logrando incrementar el éxito de nacimientos de 85 en el 2008 a un total de 237 en el 2009, de estos últimos fueron liberados 100 neonatos, totalmente identificados y los restantes 137 trasladados para su proceso de levante en el CRFC lo que permitirá comparar la eficiencia del levante bajo condiciones controladas con el levante en el medio natural y así lograr la aceleración del proceso de recuperación de la especie en el área. En el año 2010 se realizará el seguimiento a la adaptación de la cohorte de 2008 y se continuará con el levante de los nacimientos del 2009.

A mediano plazo, se espera que todas las acciones de conservación sean realizadas con el compromiso y participación activa de la comunidad, con la cual se han adelantado actividades de transferencia de tecnologías y capacitaciones encaminadas a fomentar la importancia de la conservación como actividad generadora de ingresos y preservación de su cultura.