Agosto 16, 2018

Soy voluntaria Cerrejón

Por: Janneth Daza, directora Fundación Cerrejón

En algún lugar leí que puede llegar a existir una inmensa sensación de alegría en el acto de servir. He pensado mucho en esta frase, luego de pintar con algunos compañeros de trabajo, la escuela de la comunidad de Santa Ana en La Guajira. Ese día, un grupo de 55 personas, algunos guajiros de nacimiento y otros adoptados con el tiempo, decidimos unir nuestras voluntades, motivaciones, además de horas de nuestro día libre y tiempo en familia, para hacer algo que sentíamos, podría significar la sonrisa de alguien más.

Este grupo de personas del que hago parte conforma actualmente el Voluntariado Corporativo Cerrejón, que inició en 2016 y desde entonces promueve el trabajo voluntario de empleados, contratistas y familiares, para ponerlo al servicio y beneficio de las comunidades.

En Cerrejón, el programa de voluntariado no es un cabo suelto que realiza acciones aisladas a todos los esfuerzos de la organización por desarrollar bienestar en las comunidades vecinas. Ha sido integrado a los planes estratégicos y programas que se han definido para la Fundación Cerrejón y por ende, sus resultados empiezan a dejar huella tanto en los voluntarios, así como en cada una de las personas beneficiadas.

Por esto mismo, como complemento al trabajo desarrollado por la Fundación Cerrejón por medio del programa Fortalecimiento del Sistema Productivo, específicamente en el proyecto desarrollado en alianza con YARA, el Voluntariado Corporativo estuvo prestando su apoyo en diferentes comunidades vecinas a la empresa a través de acciones como el apoyo logístico y la consecución de materiales para realizar jornadas comunitarias de construcción y adecuación de espacios de negocios, cocinas escolares y unidades productivas.

Sin duda, las alianzas han sido fundamentales para lograr que esta iniciativa llegue a más personas. Es así como empresas como Komatsu, Massa y la constructora CONCONCRETO, se sumaron al compromiso social del Voluntariado Corporativo Cerrejón, financiando la construcción y mejoramiento de espacios educativos y entregando dotación de los elementos básicos para su funcionamiento.

Tenemos muchos planes y a futuro queremos despertar la vocación de servicio en la mayor cantidad de personas posibles, esta iniciativa es la oportunidad de dar lo mejor de cada uno y estamos convencidos que al compartir con las comunidades, los más beneficiados hemos sido los voluntarios.

Hoy nos sentimos más orgullosos de nuestra empresa y de esta hermosa tierra que nos ha dado tanto; pero lo más importante, ha sido tener el privilegio de ver el rostro afable y la sonrisa honesta de hombres, mujeres y niños que nos han enseñado que a veces, dar puede significar cosas muy simples, pero que finalmente se convierten en un medio para tejer lazos de amistad y trabajo en equipo en torno a una labor social.

Yo soy una orgullosa voluntaria Cerrejón y quisiera que muchas más personas se unan a esta experiencia.