Enviado por adriana.romero el Sáb, 02/01/2021 - 00:36

E-Newsletter mayo 2019

Mesa Interinstitucional resolverá incertidumbres sobre proyecto La Puente

El proyecto ha sido objeto de exhaustivas evaluaciones realizadas por la Mesa Interinstitucional, quien confirmó que las obras no afectaban la oferta hídrica para las comunidades vecinas.

El pasado 2 de abril, Cerrejón fue notificado del fallo de la Corte Constitucional sobre la tutela presentada por comunidades indígenas ante la presunta afectación generada por la modificación parcial del cauce del arroyo Bruno. Este fallo ordena dar continuidad a la Mesa Interinstitucional conformada en 2016, de la cual hacen parte 17 entidades nacionales y regionales para que realicen un estudio técnico que ofrezca respuesta a las incertidumbres expresadas por la Corte, el cual es fundamental para resolver la continuidad del proyecto La Puente. 

La modificación del cauce del arroyo Bruno se encuentra prevista en el Plan de Manejo Ambiental desde el año 2005 y su ingeniería de detalle fue aprobada por la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA) en 2014. Las obras, que iniciaron en 2016, consistieron en la modificación de 3.6 kilómetros del cauce del arroyo Bruno, desplazándolo 700 metros hacia el norte de su ubicación original.

Estas obras, fueron socializadas con diferentes grupos de interés, en el marco de un diálogo constructivo y respetuoso de los espacios de reflexión de las comunidades. Adicionalmente sobre este proyecto se han adelantado dos procesos de consulta previa: el primero de ellos con la comunidad indígena de Campo Herrera, que finalizó con una serie de acuerdos relacionados con proyectos de fortalecimiento económico, cultural y medioambiental, definidos con la comunidad, ejecutando así todos los compromisos derivados de esta consulta y el segundo es el proceso de consulta con la comunidad de La Horqueta, el cual se encuentra actualmente en curso, donde ya se han alcanzado unos preacuerdos, y por ello confiamos en que se culmine de manera satisfactoria para las partes. Finalmente, en cumplimiento de un fallo del Tribunal de La Guajira, se está a la espera de acordar la ruta metodológica para adelantar otros dos procesos de consulta con las comunidades de El Rocío y Tigrepozo, por ser éstas las comunidades que, según las entidades oficiales, cumplen con las mismas condiciones de La Horqueta (efecto intercomunis) en cuanto a su relación con el arroyo Bruno.

Es importante señalar que las obras se desarrollaron siguiendo reconocidos estándares sociales, ambientales y de ingeniería y estuvieron soportadas por rigurosos estudios técnicos emitidos por expertos nacionales e internacionales. Gracias a ello el nuevo cauce del arroyo ha mostrado un comportamiento acorde a su diseño, emulando las mismas condiciones biológicas del cauce original, lo que garantiza la preservación de la flora y fauna del cuerpo hídrico. El proyecto ha sido objeto de exhaustivas evaluaciones realizadas por la Mesa Interinstitucional, quien confirmó que las obras no afectaban la oferta hídrica para las comunidades vecinas.

Cerrejón es respetuoso de los derechos de las comunidades y el medio ambiente y confía que los resultados de la Mesa den respuesta a los puntos planteados. Así mismo, Cerrejón acata este fallo y brindará todo su soporte para el cumplimiento de lo ordenado por la Corte. Además, la empresa continuará dando cumplimiento a lo estipulado por la Corte Constitucional, que desde el año 2017 ordenó suspender el avance en la operación del tajo La Puente en el área de las obras, hasta tanto la Mesa Interinstitucional se pronuncie en los términos ordenados por el fallo.

Compromiso de Cerrejón frente al respeto de los líderes sociales

Cerrejón está convencido que, para transitar hacia una sociedad más pacífica, el rol de los líderes sociales y defensores de derechos humanos es esencial para el fortalecimiento de la democracia en el país y para el mejoramiento de la convivencia en el territorio.

Desde la puesta en marcha de nuestra Política en el año 2005 hemos entendido la necesidad de robustecer la debida diligencia en derechos humanos, la cual debe ajustarse al contexto y realidades del área en la cual operamos. Por este motivo, uno de nuestros temas de trabajo en los últimos dos años, se ha centrado en fortalecer nuestra actuación frente a las amenazas que han recibido líderes sociales amenazados en la región donde operamos. Desde ese año hemos actuado en 28 casos relacionados con amenazas a líderes sociales y defensores de derechos humanos, solicitando a las autoridades que investiguen los casos de los cuales tenemos conocimiento y que provean las medidas de protección a las que haya lugar.

Como miembros del Grupo de Trabajo de Derechos Humanos y Carbón, creado en 2018 entre empresas del sector minero del Cesar y la Guajira y con participación del gobierno nacional, desarrolló una Ruta de Protección Amenazas Contra La Vida e Integridad que tiene como fin guiar nuestra actuación como Empresa en esta clase de eventos y guarda especial coherencia y coordinación con la normatividad y protocolos establecidos por el Estado colombiano sobre estos casos. Tenemos como propósito este año compartir y validar este protocolo con la institucionalidad local y la sociedad civil del departamento de La Guajira, así como la incorporar los ajustes que contribuyan a mejorar las acciones de todos los involucrados.

Como consecuencia del análisis del contexto y los deberes en el marco de nuestra Política de Derechos Humanos nos encontramos trabajando en mejorar el entendimiento del contexto en La Guajira que llevado a un aumento en el número de casos de amenazas, comprender mejor el rol y capacidades de las autoridades locales y promover su fortalecimiento en esta materia y reforzar los mecanismos internos de investigación dentro de la Empresa cuando exista algún señalamiento o vinculación con estos hechos.

Cerrejón está convencido que, para transitar hacia una sociedad más pacífica, el rol de los líderes sociales y defensores de derechos humanos es esencial para el fortalecimiento de la democracia en el país y para el mejoramiento de la convivencia en el territorio. Mantenemos nuestro compromiso de promover el respeto de la labor de los líderes y defensores y actuaremos con transparencia y responsabilidad.

El respeto por los Derechos Humanos es una obligación tanto para personal directo como para contratistas y por tanto representa una piedra angular nuestras operaciones. Te invitamos a conocer la Política de Derechos Humanos aquí.

Proyectos productivos en reasentamientos: en búsqueda de nuevas oportunidades

En Cerrejón somos conscientes que los procesos de reasentamiento son una medida de último recurso, que se realizan para evitar impactos ambientales sobre las comunidades causadas por el desarrollo de las operaciones mineras. El traslado de familias y personas de su lugar origen es un proceso que conlleva retos emocionales, sociales y culturales, de allí que los reasentamientos deban adelantarse bajo rigurosos estándares, teniendo como norte procesos participativos que involucren a la comunidad en planes de que apunten a nuevas y mejores oportunidades.

Bajo los lineamientos de las normas de desempeño social y ambiental de la Corporación Financiera Internacional (CFI), a lo largo de más de diez años, hemos adelantado reasentamientos con 179 familias de las comunidades de Roche, Patilla, Las Casitas, Chancleta y Tamaquito II. Esta década ha supuesto retos, pero también importantes aprendizajes para Cerrejón y las comunidades, con quienes mantenemos un relacionamiento permanente y trabajamos en la construcción de acuerdos alrededor de su bienestar.

Como parte del pago de las compensaciones requeridas a los impactos generados por el reasentamiento, Cerrejón y las familias acordaron la implementación de proyectos productivos, que se adicionan a las actividades económicas que se desarrollaban en el lugar de origen, y que fueron estas últimas restituidas o indemnizadas en el acuerdo. Los proyectos productivos entonces, son una estrategia que permite la generación de ingresos a largo plazo y que complementan los ingresos recibidos de forma previa al proceso de reasentamiento por cada grupo familiar o que apoya necesidades básicas de las mismas.

Para la puesta en marcha de los proyectos, Cerrejón ha proveído capital semilla a las familias y soportes técnicos requeridos para facilitar la materialización de sus emprendimientos. De la mano de las comunidades y entidades como la Fundación Codesarrollo, el Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena) y la Cámara de Comercio de La Guajira, hemos desarrollado investigaciones que les permitan identificar sus intereses, expectativas y perfil productivo, con el fin de diseñar planes de formación y negocio que se traduzcan en el fortalecimiento de sus capacidades y en ingresos sostenibles para las familias.

Hemos trabajado con 166 familias reasentadas en el desarrollo de 190 proyectos productivos y continuaremos acompañando a las 13 familias restantes que aún no han determinado en qué proyecto invertir su capital.

Para el buen desarrollo de los proyectos agropecuarios hemos trabajado de la mano de las familias en el logro de soluciones para las diversas dificultades que supone una actividad de este tipo, como por ejemplo el de abastecimiento de agua, donde conjuntamente hemos logrado implementar soluciones que han facilitado la realización y avance de varios de los propósitos de generación de alimentos y producción animal.

Somos conscientes que no todas las personas se ven atraídas por el desarrollo de un emprendimiento, sin embargo, hemos concentrado nuestros esfuerzos en guiar y acompañar a las comunidades que se identifican con esta actividad a través de intervenciones, capacitaciones, asesorías y planes de negocios que les permitan proyectar el alcance de sus iniciativas, identificar posibles mercados e implementar estrategias de comercialización.

Los proyectos productivos son solo una parte de la labor de Cerrejón por contribuir a la sostenibilidad de las familias reasentadas. Como compañía consideramos fundamental el fortalecimiento de las capacidades de las personas reasentadas, especialmente los jóvenes para generar las transformaciones positivas que requiere el territorio y contribuir a un mejoramiento de las condiciones de vida de las familias. En este sentido, también en el paquete de compensaciones se incluyó un programa de fortalecimiento educativo para reforzar y aumentar los conocimientos y un programa de auxilios educativos, con el que apoyamos el acceso a la educación técnica, tecnológica, superior y avanzada de estas comunidades. A la fecha, 267 miembros de las comunidades reasentadas han sido beneficiarias de este programa, de los cuales 100 de ellos ya se han graduado.

En la misma línea de diversificación, Cerrejón junto a las comunidades hacen esfuerzos para proveer alternativas de empleo, mejorando las habilidades de los candidatos para los distintos procesos de selección, a cuyos efectos hemos incrementado el número de personas vinculadas de estas familias a los programas Sena de aprendices.

Arroyo Paladines: un modelo de gobernanza alrededor del agua

Como parte de su compromiso con el fortalecimiento de las capacidades comunitarias y con la generación de conocimiento alrededor de la preservación de los servicios ecosistémicos de La Guajira, Cerrejón y la Fundación Cerrejón presentaron el libro Paladines, una mirada a la conservación y protección de la microcuenca, que narra las experiencias resultantes del trabajo adelantado durante diez años en la protección de la microcuenca del arroyo Paladines, afluente del río Ranchería, ubicado entre los municipios de Hatonuevo y Barrancas.

En Cerrejón somos conscientes de la importancia del agua como recurso vital de las comunidades y de los retos que se enfrentan en La Guajira debido al déficit hídrico existente en la región. Por ello, además de promover la optimización del uso de agua en la operación, (nos preocupamos por el cuidado y la conservación del agua de la región a través de la implementación de soluciones de abastecimiento y tratamiento de agua y el manejo integrado de cuencas. En este último punto se han desarrollado acciones encaminadas a la conservación y restauración de las fuentes hídricas de los arroyos Bruno, Pupurema, El Pasito, Majagüita y Paladines.

Más de 600 personas de comunidades campesinas, indígenas y afrodescendientes y entidades públicas y privadas participaron en la experiencia de protección de la cuenca del arroyo Paladines. Este recorrido nos permitió identificar lecciones y aprendizajes alrededor del manejo integrado de cuencas, proceso desarrollado bajo cuatro componentes: gobernanza del agua, conectividad ecosistémica, manejo integrado del agua y sistemas sostenibles de producción.

El buen desarrollo de este programa se debió principalmente a la valiosa participación de las comunidades vecinas a la microcuenca, comprometidas con la implementación de prácticas sostenibles que se tradujeran en beneficios sociales, económicos y ambientales para sus familias y la región. La constitución de la asociación de vigías ambientales la implementación de sistemas silvopastoriles y más de 2.000 hectáreas bajo acuerdos de conservación comunitaria son algunos de los resultados de esta iniciativa. Además, es significativo resaltar el aporte de mano de obra no calificada de las comunidades, un ejemplo del manejo participativo en la conservación de los recursos hídricos para ser valorado y replicado en otros escenarios de La Guajira y Colombia.

DESTACADO. Gonzalo Ortiz Pushaina, autoridad Tradicional del Resguardo Indígena El Zahíno, afirmó: “A través de los años, muchas personas han pasado por este proceso. Los que se fueron y los que llegaron, lo hicieron dejando una huella imborrable y enriquecedora en nosotros. Inicialmente pensamos que solo era pedir materiales para hacer adecuaciones en nuestras casas, luego fuimos entendiendo que todo hace parte de un proceso que conecta a la tierra, los animales, las fuentes de agua, los cultivos y en general la madre tierra, en el cual aprendimos, gracias a la Fundación Cerrejón y a todas las entidades que participaron, la forma de conocer nuestro entorno, haciendo uso adecuado de él y aprovechando los servicios que nos ofrece para nuestro sustento”.

Certificaciones ISO 14001, OHSAS 18001 y OEA

Cerrejón recibió la recertificación en la norma de gestión ambiental ISO 14001 (versión 2018) y la recertificación en la norma de salud y seguridad laboral OSHAS 18001 por un período de tres años. La Empresa ha sido certificada en ambas normas de manera ininterrumpida desde 2003. Estas acreditaciones respaldan el buen desempeño de la compañía en materia de salud y seguridad industrial y de su compromiso con una operación ambientalmente responsable. SGS, líder mundial en inspección y verificación, acreditó la gestión de Cerrejón en estos frentes.

Además, recibimos la certificación como Operador Económico Autorizado (OEA) otorgada por la agencia de aduanas colombiana a empresas comprometidas con la seguridad a lo largo de su cadena de suministro, por cumplir con los requisitos de seguridad y las obligaciones aduaneras. Dicha certificación facilita los procesos aduaneros con otros actores que hayan implementado altos estándares de seguridad en sus operaciones logísticas, fundamentales para exportar carbón.

Noticia/Blog Categoría
1
Noticia/Blog Destacado
1
Noticia/Blog Imagen
E-Newsletter mayo 2019
Noticia/Blog Titulo

E-Newsletter mayo 2019